Insomnio: Cómo dormir bien por las noches

Tener un buen tiempo de descanso es básico para encontrarnos con energía a lo largo del día. Sin embargo, más de la mitad de la población sufre insomnio en alguna ocasión a lo largo de su vida.  Este problema para conciliar el sueño por las noche ha aumentado en los últimos años, principalmente debido a la ansiedad y el estrés.

Aquí te presentamos unos consejos básicos que te ayudarán a dormir en épocas de más estrés o preocupaciones. Si tu problema es un insomnio crónico te recomendamos que acudas a un profesional de la salud o incluso a un psicólogo, pues muchas veces es algo más mental que físico. En definitiva, confía en los profesionales.

 

Unos buenos hábitos, un buen descanso.

  1. La importancia de la cena. Es recomendable que está sea ligera unos 90 minutos antes de meterte a la cama. Evita las grasas y los dulces, pero si te gusta puedes tomar un vaso de leche caliente o una infusión relajante después de la cena.
  2. Practica ejercicio de forma regular. Para evitar que el cuerpo esté activo tras el deporte, es mejor hacerlo unas seis horas antes de acostarte. Actividades como la natación, el yoga o ciertos estiramientos hacen que tu cuerpo este relajado. También puedes darte un pequeño masaje en pies o manos antes de dormir, no solo ayudará a tu cuerpo si no también a tu mente.
  3. Crea un buen ambiente. Tu dormitorio debe favorecer el descanso. Por ejemplo, una habitación a oscuras aumenta la segregación de melatonina (hormona del sueño). Utiliza un colchón y una almohada que se adapten a tus necesidades de espalda. Además, es recomendable alejar los aparatos electromagnéticos y tecnológicos, pues está demostrado que pueden ocasionar problemas a la hora de conciliar el sueño.
  4. La cama es para dormir. Es decir, no te tumbes en la misma para ver la televisión, mirar las redes sociales o jugar con el movil. El brillo de la pantalla y la actividad solo producen que nuestro cerebro esté activo y le cueste relajarse. Si quieres realizar alguna actividad es mejor escuchar algo de música suave.
  5. No des vueltas en la cama. Si han pasado 20 minutos desde que te has acostado y no te has dormido es mejor que te levantes. Puedes leer algo o realizar algunos estiramientos. Si te cuesta relajarte, puedes echarle un vistazo a algún vídeo ASMR.
  6. Evita los medicamentos. Los somníferos deben ser el último recurso pues aunque den resultados a corto plazo pueden provocar dependencia. Deben ser algo puntual y cuando las demás medidas no han funcionado. Acude siempre a un profesional que te aconseje y no te auto-mediques.